Tag Archives: Claire Fontaine

Claire Fontaine / Todos somos singularidades cualquiera

Las razones de un amor que no muere se fundamentan casi siempre en el pasado más que en el presente. Esto sin duda porque el amor no tiene, por así decir, el sentido de la realidad, sino que tiene el sentido de lo posible, tiene un parentesco cercano con el “todavía no” y el “ya no más”.
Que nosotros amemos el comunismo —y que lo amamos todavía— quiere decir que para nosotros existe el futuro, sin ser la propiedad privada de los dominadores de hoy o de mañana. Quiere decir que el amor que alimenta el paso del tiempo, que hace posibles los proyectos y los recuerdos, no es posesivo, celoso, no compartible, sino colectivo; que no teme ni el odio ni la rabia, no se refugia desarmado en las casas, sino que recorre las calles y abre las puertas cerradas.
Hoy en día se cree que los afectos son un asunto privado y personal, cuando son el lugar que el gobierno global ha escogido colonizar, con la mercancía o con el terror. Todos tenemos deseos y miedos que no nos gustan y que no queremos confesar, porque nos vienen de las obligaciones que nos son impuestas y no de las inclinaciones de cada uno. Por ejemplo, todos esos otros terribles cuerpos de desconocidos que nos rodean, ¿qué podrían compartir con nosotros además de las calles, las tiendas y los transportes públicos? Sin embargo… Una posibilidad duerme bajo nuestros dedos cansados al final del día, en las miradas vagabundas que lanzamos fuera de la ventana, hacia los coches detenidos por el tráfico, bajo un cielo metropolitano. Es la posibilidad de descubrir que todos somos singularidades cualquiera, igualmente amables y temibles, prisioneros de las mallas del poder, a la espera de una insurrección que nos permita cambiarnos a nosotros mismos.
Que amemos el comunismo significa creer que nuestras vidas empobrecidas por el comercio y la información están listas para elevarse como una ola, para retomar los medios de producción del presente.

Septiembre de 2006