Categories
General

Giorgio Agamben / Dos palabras infames

De la columna de Giorgio Agamben Una voce, publicado el 10 de julio de 2020 tras la publicación de su libro ¿En qué punto estamos?

 

En las polémicas durante la emergencia sanitaria aparecieron dos palabras infames que, según todas las pruebas, tenían el único propósito de desacreditar a quienes, ante el miedo que había paralizado las mentes, seguían aferrados a pensar: «negacionista» y «conspiracionismo».
Sobre lo primero no vale la pena gastar demasiadas palabras, ya que, poniendo irresponsablemente el exterminio de los judíos y la epidemia al mismo nivel, quienes lo utilizan muestran que participan consciente o inconscientemente en ese antisemitismo que todavía está tan extendido tanto a la derecha como a la izquierda de nuestra cultura. Como sugieren nuestros amigos judíos justamente ofendidos, sería apropiado que la comunidad judía se pronunciara sobre este indigno abuso terminológico.
En cambio, vale la pena detenerse en el segundo término, que atestigua una ignorancia verdaderamente asombrosa de la historia. Quienes están familiarizados con la investigación de los historiadores saben muy bien que los acontecimientos que reconstruyen y relatan son necesariamente el fruto de planes y acciones muy frecuentemente concertados por individuos, grupos y facciones que persiguen sus objetivos por todos los medios.
Tres ejemplos entre mil posibles, cada uno de los cuales marcó el fin de una era y el comienzo de un nuevo período histórico.
En el 415 a. C. Alcibíades puso en juego su prestigio, sus riquezas y todos los recursos posibles para convencer a los atenienses de que llevaran a cabo una expedición a Sicilia que más tarde resultaría desastrosa y coincidiría con el fin del poder de Atenas. Por su parte, sus adversarios, aprovechando la mutilación de las estatuas de Hermes unos días antes de la salida de la expedición, contrataron a falsos testigos y conspiraron contra él para condenarlo a muerte por impiedad.
El 18 de brumario (9 de noviembre de 1799), Napoleón Bonaparte, que también había declarado su lealtad a la constitución de la república, derrocó al Directorio en un golpe de estado y se proclamó primer cónsul con plenos poderes, poniendo fin a la Revolución. En los días anteriores, Napoleón se había reunido con Sieyès, Fouché y Lucien Bonaparte para desarrollar la estrategia que le permitiera superar la esperada oposición del Consejo de los Quinientos.
El 28 de octubre de 1922 tuvo lugar la marcha sobre Roma de unos 25 000 fascistas. En los meses que precedieron al acontecimiento, Mussolini, que lo había preparado con los futuros triunfadores De Vecchi, De Bono y Bianchi, se puso en contacto con el presidente del consejo Facta, con D’Annunzio y con representantes del mundo empresarial (según algunos incluso se reunió en secreto con el Rey) para probar posibles alianzas y eventuales reacciones. En una especie de ensayo general, el 2 de agosto, los fascistas ocuparon militarmente Ancona.
En los tres casos, los individuos reunidos en grupos o partidos actuaron con decisión para lograr sus objetivos, midiéndose de vez en cuando con circunstancias más o menos predecibles y adaptando su estrategia a ellas. Por supuesto, como en todo suceso humano, la casualidad tiene su papel, pero explicar la historia humana mediante la casualidad no tiene sentido y ningún historiador serio lo ha hecho nunca. No es necesario hablar de «conspiración» por esta razón, pero es cierto que quienes definen como conspiracionistas a los historiadores que han tratado de reconstruir en detalle las tramas y el desenvolvimiento mostrarían ignorancia, si no idiotez.
Por eso es tanto más sorprendente que la gente insista en hacerlo en un país como Italia, cuya historia reciente es tanto el resultado de intrigas y sociedades secretas, maniobras y conspiraciones de todo tipo, que los historiadores todavía no pueden abordar muchos de los acontecimientos decisivos de los últimos cincuenta años, desde las bombas de Piazza Fontana hasta el delito Moro. Esto es tan cierto que el propio Presidente de la República Cossiga declaró en su momento que era parte activa de una de estas sociedades secretas, conocida como Gladio.
En lo que respecta a la pandemia, investigaciones fiables muestran que ciertamente no llegó de forma inesperada. Como lo documenta eficazmente el libro de Patrick Zylberman Tempêtes microbiennes (Gallimard, 2013), la Organización Mundial de la Salud ya en 2005, con motivo de la gripe aviar, había sugerido un escenario como el actual, proponiéndolo a los gobiernos como una forma de asegurar el apoyo incondicional de los ciudadanos. Bill Gates, que es el principal financiador de esa organización, ha dado a conocer en varias ocasiones sus ideas sobre los riesgos de una pandemia que, según sus predicciones, causaría millones de muertes y contra la que era necesario prepararse. Así pues, en 2019, el Centro Johns-Hopkins de los Estados Unidos, en una investigación financiada por la Bill and Melinda Gates Foundation, organizó un ejercicio de simulación de la pandemia de coronavirus, denominado «Evento 201», en el que se reunieron expertos y epidemiólogos para preparar una respuesta coordinada en caso de que apareciera un nuevo virus.
Como siempre en la historia, también en este caso hay hombres y organizaciones que persiguen sus objetivos lícitos o ilícitos e intentan por todos los medios alcanzarlos y es importante que quienes quieran comprender lo que está sucediendo los conozcan y los tengan en cuenta. Hablar, por lo tanto, de una conspiración no añade nada a la realidad de los hechos. Pero llamar conspiracionistas a quienes buscan conocer los sucesos históricos por lo que son, es simplemente infame.

2 replies on “Giorgio Agamben / Dos palabras infames”

Estimada Eugenia, también me preocupó no entender bien el artículo del respetado autor pues pareciera cargar la tinta sobre las palabras mismas (negacionista y conspiracionismo) y no sobre el uso abusivo que algunos hacen de ellas, como en definitiva parece ser su principal denuncia… Sin embargo, concuerdo con usted en que, si el término «negacionista» estuviera reservado para los que niegan el exterminio de los judíos, aún necesitamos un término para referirnos a aquellos que parecieran negar la existencia del virus mismo o de la gravedad de su contagio (con todos los matices del caso, dependiendo de dónde nos encontremos y cuándo tratamos sus síntomas). Un ejemplo son las personas que usted señala que tienden a no creer más por miedo que otra cosa, pero también hay otras que creen que todo es una mentira fabricada por algún enemigo (p.ej., «la derecha o el imperio») hasta no ver «con sus propios ojos» a los enfermos y los fallecidos…es en ese momento que aparece también el otro término «infame», cuando sin negar la existencia del letal virus se pretende rastrear su origen a una conspiración de los poderes establecidos (p.ej. las corporaciones farmaceúticas «en colusión con la OMS») con moviles inconfesables como lucrar a costa de la desgracia de la población o el control biopolítico de las sociedades… tiene razón Agamben en llamar infame al intento de desacreditar con el solo término «conspiracionismo» a los que denuncian la existencia de estos esquemas conspirativos sin permitirles argumentar su plausibilidad en los hechos …aunque aquí aparece de nuevo la necesidad de un término para señalar cierto tipo de bulos (p.ej. «los protocolos de los sabios de Sión») que también han servido para desacreditar a otros, a veces a algunas élites o a veces a pueblos enteros, con rumores infundados e igualmente infames. Atentos saludos.

Gracias por el artículo. No he entendido bien el asunto sobre el uso del término «negacionista». Quisiera preguntar: es porque en cierta forma reserva el término en referencia al exterminio de los judíos ( y negar la existencia del covid19 no es comparable?
Conozco personas que creen o están cerca de creer en la inexistencia del covid19. Yo creo que estas personas están también reaccionando más al miedo que al acto de aferrarse a pensar. (Aunque a mi etiquetarles con el término negacionista me parece estigmatizar innecesariamente) También creo que existe una duda razonable acerca de que es exactamente este virus sumada a que muchas recomendaciones y medidas oficiales no parecen muy coherentes… si por este pensamiento se me llamase negacionista, entiendo que no tiene ningún sentido.
Le ruego si tiene tiempo y ganas, que me conteste algo, realmente me ha inquietado el no entender bien lo que se quiere decir en esa parte del artículo… así que agradecería unas palabras. Gracias de nuevo y abrazos que están ahora mismo más difíciles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *